TRATAMIENTO EFECTIVO Y NATURAL CONTRA EL CÓLICO DEL LACTANTE

¿Qué es el cólico del lactante?

Es un conjunto de molestas contracciones dolorosas intestinales que suelen aparecer en un gran número de bebés lactantes.

La teoría mayoritaria del porqué de este trastorno en los bebés, es la inmadurez de su aparato digestivo.

Desde la perspectiva del método rubio, el cólico del lactante es un mecanismo de defensa del cuerpo que intenta activar el peristaltismo en aquellas zonas en que la inervación no es correcta, y en las que se acumulan materiales de desecho y gases que son necesarios evacuar, por lo que el cuerpo lo va activando a base de espasmos dolorosos o “cólicos” durante tres o,en algunos casos , hasta los cuatro meses de vida.

Es un auténtico quebradero de cabeza para aquellos papás cuyos hijos lo sufren.

Por mi experiencia en el tratamiento del cólico del lactante con el método rubio puedo afirmar que este trastorno se produce indistintamente en niños alimentados con leche materna o de fórmula, nacidos de parto natural o cesárea, nacidos en fecha o prematuros. En el caso de gemelos o mellizos puede darse el caso en que uno de los bebés lo sufra y el otro no.

¿Cuándo aparece? ¿Cuáles son sus síntomas?

El cólico suele aparecer entre los quince y treinta días de vida aproximadamente.

• El primer síntoma es el llanto inconsolable e irritabilidad a partir de la segunda semana de vida. El ataque del cólico suele aparecer por la tarde-noche sin motivo aparente, y con una duración media de tres horas al día, tres veces por semana, y que se prolonga en el tiempo durante tres meses. No obstante hay muchos bebés que no siguen este patrón, pero suelen estar todo el día incómodos e inquietos.

• El bebé tiende a flexionar sus rodillas sobre el abdomen y a estirarse bruscamente con gran llanto.

• Dificultad para expulsar los gases.

• Presentan la tripita hinchada (timpanizada > meteorismo).

• Suelen demandar continuamente y no respetan los intervalos de 2,5 horas a 3 horas entre toma y toma.

• Nerviosismo e irritabilidad durante todo el día debido a las molestias y a la falta de sueño generada por el cólico.

• No sienten alivio con ningún medicamento específico.

• Aumento de la regurgitación.

• Descenso del número de deposiciones.

Hay bebés que viven de una forma más intensa que otros estos síntomas. Hoy por hoy es muy frecuente que los bebés tengan cólico. Se puede decir que antes “algún bebé tenía cólico” y hoy diríamos que “algún bebé no los tiene”.




¿Qué hacer si creemos que nuestro bebé tiene cólico?

Lo primero es acudir al pediatra y que éste excluya otras posibles patologías como intolerancia a la lactosa o a la proteína de la leche de vaca.

También debe valorar si pudiera existir alguna otra causa para las molestias (dolor de oído, fiebre, infecciones etc).

De no ser así hay que seguir unas pautas de conducta para calmar al bebé, como favorecerle la expulsión de los gases (eructo), alimentarle de la forma y cantidad correcta y marcada por el pediatra, tenerle en posición vertical ya que es más favorable para evitar molestias digestivas que la horizontal, y buscar una solución como el método rubio.

¿Qué es el método rubio? ¿En qué consiste el tratamiento?

Es un trabajo manual blando, delicado y suave mediante masaje para elastificar todo el aparato digestivo abarcando desde la boca (reflejo de succión si fuera necesario), hasta el ano.

El tratamiento consiste en una terapia osteopática de dos o tres sesiones dependiendo de cada bebé.
Cada sesión tiene una duración aproximada de entre 35 y 45 minutos teniendo que dejar entre cada una de ellas un intervalo de entre tres a siete días.

El método lo que consigue es la activación del tracto intestinal y del movimiento peristáltico del intestino de una forma manual y blanda, con lo que se logra que éste funcione correctamente y los cólicos no sean “necesarios”.

Con el tratamiento se consigue de forma natural una mejoría en la alimentación del bebé, que realizará tomas más correctas, y en sus intervalos de tiempo. También mejorará el tránsito intestinal y la evacuación de las heces y los gases produciéndose una mayor facilidad en el eructo. De esta manera aumentará el bienestar general del bebé así como la cantidad y calidad del sueño.

En resumen, el tratamiento armoniza, relaja y elastifica el intestino y su sistema fascial. Elastifica por tanto el contenido y el contenedor.

Su efectividad es del 90%.


Damián Moreno Madrigal (Osteópata)
www.tratamientodelcolicodellactante.com

0 comentarios :

Archivo del blog